Obispo Daniel Márquez Valenzuela

Su niñez

Daniel Márquez Valenzuela; hijo de Esteban Márquez y Honoria Valenzuela, nace en el seno de un humilde hogar de campesinos, trabajó desde su niñez en labores de campo, siempre se vio atraído por las alabanzas a Dios, asistir a los cultos era parte de su vida. Como enviado del cielo llega a sus manos un pequeño acordeón de botones que marcaría el comienzo de una vida dedicada a la música y adoración a nuestro Dios.

Un gran oficio

La fuerte negativa del maestro Pedro Roa al no querer reparar su querida acordeón que presentó fallas, le provocaría gran tristeza; pero la divina providencia estaba en esas palabras ya que el maestro Roa le ofrece como alternativa convertirse en aprendiz del oficio. No teniendo más que aceptar el desafío. Nunca jamás había pensado que este trabajo sería el sustento por más de veinte años, el que le permitiría atender los asuntos como Jefe de coro y tiempo después su ministerio como pastor.

Camino al altar

Una tímida niñita que traía un abrigo cuadrillé entra a la iglesia de la mano de su abuela la hermana Juana Fernández, esa niña era Roxana Ochoa Cartes. Después de un tiempo el jefe de coro quien entonces era el jóven hermano Daniel Márquez la invitó a incorporarse a ser corista. Luego, transcurridos aproximadamente diez años en el servicio al Señor, el día 6 de diciembre de 1986, es cuando deciden unirse ante Dios y muchos testigos en lazos matrimoniales. De esa expresión de amor nacieron dos hermosos hijos Boris y Camila, quienes vinieron a incrementar la alegría del hogar.

Llamado al Ministerio Pastoral

Habiendo sido testigo del sufrimiento y trabajo que significa ser un siervo de Dios, un pastor; ejemplo vivido observando a su padre quien fuera nuestro pastor presbítero Esteban Márquez, no quería por ningún motivo llegar al ministerio pastoral. Manteniendo firme esa decisión, volcó todo su esfuerzo en el trabajo como jefe de coro; pero guardaba con profundo celo en su corazón muchas profecías y sueños que Dios le había entregado en dirección al pastorado. El hijo varón, el menor de los nueve hijos, sería el elegido por Dios para suceder a su padre en el Ministerio. Después en una reunión, quien fuera nuestro Obispo Humberto Díaz Marchant que descansa en los brazos del Señor, decide en el culto pedir a la congregación de la iglesia de Penco que elijan a su nuevo pastor, como resultado es elegido el hermano Daniel Márquez por amplia mayoría. En Maipú, en una conferencia semestral en 1997 finalmente es ungido pastor en propiedad. En el año 2002 en la iglesia de Chiguayante es ungido como pastor diácono, luego en el año 2009 en la iglesia de Penco fue ungido como pastor presbítero.

Un paso más alto

Un día 4 de diciembre de 2021 después de posponer en reiteradas ocasiones la elección del nuevo Obispo, en una asamblea extraordinaria es elegido por mayoría como el nuevo Obispo de Iglesia Cristiana Metodista Pentecostal; el día 4 de febrero de 2022 en asamblea nacional anual en la iglesia de Penco el cuerpo de presbíteros lo unge como Obispo de nuestra Iglesia para la gloria de Dios.